La llegada de las nuevas tarifas puede haber puesto en segundo lugar lo que está sucediendo en los mercados energéticos. Pero los combustibles fósiles están superando la pandemia con mucha fuerza. Hace un año veíamos el histórico precio neegativo del West Texas, petróleo estadounidense. Hoy ya está en los 70 dólares por barril. En Europa, el Brent se sitúa por encima de los 72 euros/barril.
Eso está haciendo que otros combustibles fósiles también vayan al alza. Es el caso del gas natural, cuyo mercado está sufriendo en este 2021 unos precios desorbitados por la falta de gas en los almacenamientos y con la demanda disparada en China. Eso tensiona los precios y por ejemplo en el mercado europeo de referencia, el holandés TTF el precio para julio se haya ido hasta los 28 euros/MWh.
En España el Mibgas ya fija precios incluso un poco más altos. Para julio ya cotiza por encima de los 29 €/MWh, y todo indica que se mantendrá en esos precios durante todo el verano.
Si a ello se le suman los altos precios del CO2, que se sitúa por encima de los 53 euros por tonelada, pues se consigue el efecto perverso de que cada vez que se enciende una central de ciclo combinado el precio de la electricidad es altísimo.Y eso es lo que estamos viendo en los principales mercados mayoristas de electricidad en Europa. Y muy significativamente en el ibérico. Para este día 10 el precio del pool es de 83 €/MWh y entre semana no baja de 80 €/MWh.
En las próximas semanas el precio medio se podría ir hasta los 87 €/MWh. Según los datos de OMIP, el precio futuro para julio será el más caro de la historia con 87 €/MWh de media. La previsión es que los precios seguirán muy caros durante todo el verano y harán que los españoles paguen sus facturas de la luz más caras de la historia. Y seguirán así durante el resto del año. 2021 se va a convertir en una pesadilla y la electricidad, el gas y el CO2 harán mucho más complicada la recuperación económica.

Abrir chat